El socialista leal, o ¿cómo es el actual votante del PSOE?


Hace ya un par de semanas, el Centro de Investigaciones Sociológicas publicaba su sondeo postelectoral (Estudio 3028), referente a las Europeas del 25 de mayo. De aquellas elecciones ya se ha dicho y analizado casi todo, en especial lo referente a la irrupción de Podemos en el Parlamento Europeo, la procedencia de sus votos o las características de sus votantes. Si esto último ha sido una de las cuestiones que más se han destacado de la encuesta mencionada del CIS, no debería dejar de llamar nuestra atención, donde se sitúan los actuales votantes del Partido Socialista, tras los sucesivos desplomes electorales del reciente 25 de mayo y de noviembre de 2011.

El actual votante del PSOE se caracteriza por ser principalmente obrero, mayor, con escasa formación, con bajo nivel de activismo y de conocimiento político, y rural o perteneciente a municipios pequeños.

Parece evidente entonces, que el mayor desgaste del PSOE se ha producido entre los votantes jóvenes y más formados, y posiblemente con trabajos precarios, todos ellos parte del electorado del que se nutre Podemos. Por lo tanto, y sin perder de vista la auto-ubicación ideológica media de los votantes de ambos partidos (3,29 Podemos y 3,72 PSOE, en una escala de 0 a 10, donde 0 es Extrema-Izquierda y 10 Extrema Derecha), resulta obvio, dada la proximidad entre ambos, que la pérdida de votos del PSOE se ha producido a lo largo de todo el plano ideológico de sus antiguos votantes y no solo en el electorado más escorado a la izquierda, por lo que la respuesta habrá que buscarla en otros ámbitos sociodemográficos.

En lo que respecta al estatus económico, el Partido Socialista fue capaz de conseguir mayoritariamente el voto de obreros cualificados (26,7%) y de obreros no cualificados (30,5%). Por el contrario el electorado de Podemos, se reparte a lo largo de toda la tabla socioeconómica de forma semejante, incluida la clase alta/media alta, con un 12,6% de la misma.

10336599_585062571602802_2045241239603308126_n

A su vez, la encuesta del CIS confirma que los votantes de Podemos son jóvenes, siendo capaces de captar un 22,2% de los electores menores de 35. Mientras el votante socialista se caracteriza por ser un voto de edad avanzada, consiguiendo un 23,1% de votos entre los mayores de 55 años.

Si por el contrario nos fijamos en el nivel de formación del electorado, el PSOE tiene un mayor éxito entre los votantes con escasa formación (30,1%), o ninguna (39%), en claro contraste con el resto de partidos, y especialmente Podemos, quienes apenas cosecharon apoyo entre el electorado con estudios más bajos, aglutinando así un votante mucho más formado.

Además, el voto socialista pertenece mayoritariamente a un electorado rural, cosechando el 21,3% y el 24,6% de los votantes de municipios menores de 2000 y menores de 10.000 respectivamente, mientras que Podemos aglutina un voto más urbano, siendo capaces de captar al 14,5% de los votantes de municipios mayores de 1.000.000 de habitantes.

Por último, posiblemente como consecuencia de la edad avanzada, así como de la escasa formación, el electorado socialista está poco informado sobre cuestiones políticas (54,4%), y a su vez hace poco uso de internet y de las redes sociales, en comparación con los votantes de otros partidos.

Las características del actual votante socialista no son estrictamente nuevas, quedaron ya evidenciadas en las últimas elecciones gallegas, donde Alternativa Galega de Esquerda fue capaz de atraer al electorado joven y de izquierdas, además del voto urbano, superando en las grandes ciudades al PSdeG, pero ahora esto ha sido extrapolado al territorio nacional, donde al PSOE le ha salido un competidor llamado a pugnar y ocupar su propio espacio electoral en un corto periodo de tiempo. Que lo consiga o no, no solo dependerá de ellos mismos, sino también de lo que sea capaz de hacer el propio Partido Socialista por dar respuesta a todos aquellos jóvenes, o ya adultos, que vieron y ven frustradas sus expectativas previstas y que viven en condiciones precarias o de incertidumbre laboral.

Publicado en Asturias24.es


Acerca de Eduardo Bayón

Eduardo Bayón (Gijón, 1986), es politólogo y abogado. Doctorando en Marketing Político, Actores e Instituciones en las Sociedades Contemporáneas por la Universidad de Santiago de Compostela; Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo; Graduado en Ciencia Política y Administración; Máster en Derechos Fundamentales por la UNED, así como Experto Universitario en Relaciones Institucionales y Protocolo. Tiene especial interés por los sistemas y partidos políticos, asuntos electorales y por la comunicación política.

Deja un comentario