Reinventar Gijón


La ciudad de Gijón, esa misma que vive sumida en la inercia, la inercia de su gobierno municipal y la de su alcaldesa, la misma que cuando llegó al consistorio esgrimía lo nuevo que la política tenía para ella, tan nuevo que pregonaba a los cuatro vientos nunca haber ejercido el derecho a voto. Pero esto no deja de ser una mera anécdota, lo importante a la hora de valorar estos cuatro años será la falta de iniciativa política en la gestión y en el proyecto futuro de Gijón como ciudad, más allá de pasar el abrillantador a última hora y levantar varias calles de la ciudad para que sean re-asfaltadas o peatonalizadas, u ocurrencias improvisadas como el bulevar del muelle. No nos podemos olvidar de la gestión cultural, que no solo ha visto como la calidad del Festival Internacional de Cine de Gijón descendía detrás de la polémica destitución de su ex-director, así como de esa apología de la tauromaquia convertida en curso de toreo para niños. Mientras, el paro en la villa gijonesa sigue resultando inaceptable.         

Lo cierto es que toca echar la vista hacia delante, y ante los retos del presente y del futuro, se hace necesario crear un modelo de ciudad en el que participen de forma activa los ciudadanos, personas de movimientos sociales y colectivos con el objetivo de reinventar Gijón, y todo ello pasa ineludiblemente por impulsar el protagonismo ciudadano para llevar a cabo la implantación de un gobierno abierto y participativo.

Quien gobierne deberá hacerlo garantizando el bienestar de la ciudad y el de sus vecinos. En los últimos tiempos resulta obvio que las oportunidades de los ciudadanos para desarrollarse vital y profesionalmente en su propia ciudad brillan por su ausencia. Existe la necesidad de convertir la ciudad en un espacio donde los vecinos de Gijón puedan desarrollar sus necesidades vitales más básicas, como lo son el trabajo, la vivienda, la educación, o la cultura, todo ello en un entorno democrático y participativo. Especial atención merecerá en este plano la juventud y las profundas incertidumbres a las que ya tienen que hacer frente en el tiempo presente.

Por otro lado, hay que combatir la desigualdad creciente, semilla de futuros conflictos sociales que puedan surgir, por lo que se deben potenciar las políticas de inclusión, de igualdad de oportunidades y de justicia social, como objetivos imprescindibles de una ciudad para todos.

La lucha contra el paro, ese mal que sigue asolando a España, debe ser uno de los principales retos de nuestros gobernantes. Por eso mismo, las políticas activas de empleo son una necesidad inmediata. Además, otra apuesta debe ser la inversión en investigación, creación e innovación, como por ejemplo, ya lo fue en el pasado el Parque Tecnológico de nuestra ciudad, todo ello sin olvidarse de la necesaria revitalización del tejido industrial que se debe afrontar, así como el impulso emprendedores y autónomos.

El ayuntamiento de una ciudad no puede ser un mero espectador, debe tener la iniciativa suficiente como para solucionar los problemas de sus vecinos, a la vez que realiza un proyecto de futuro para la ciudad, por lo tanto, debe verse a Gijón como una ciudad en continuo proceso de transformación y progreso.

En definitiva, 2015 ha de ser en Gijón el año del cambio político, una ciudad como la nuestra no puede permitirse una mera gestión política basada en la inercia, cuando hay en la ciudad más de 30.000 parados. Para resolver las dificultades de Gijón no existen fórmulas mágicas, sino que lo que se hace necesario es involucrar y escuchar a los ciudadanos. Vivimos un tiempo de cambios profundos, y es precisamente por ello, por lo que a partir de mayo esta ciudad requiere que las personas que estén al frente sean lo suficientemente valientes y creativas, porque solo quienes sean capaces de imaginar otro Gijón, serán capaces de reinventarlo.

Artículo publicado en Asturias24.


Acerca de Eduardo Bayón

Eduardo Bayón (Gijón, 1986), es politólogo y abogado. Graduado en Ciencias Políticas y Administración y Máster en Derechos Fundamentales por la UNED; Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo, así como Experto Universitario en Relaciones Institucionales y Protocolo. Especializado en comunicación política, sistemas políticos, partidos y asuntos electorales. Es además colaborador habitual en diferentes medios de comunicación, escritos y radiofónicos.

Deja un comentario