Acuerdo PSOE-Ciudadanos: prosigue la partida de ajedrez


Hoy se ha conocido finalmente el acuerdo que desde que hace 48 horas se sabía que existía entre PSOE y Ciudadanos, y su firma ha sido escenificada en la sala Constitucional del Congreso bajo El Abrazo, de Juan Genovés, obra de la Transición realizada en recuerdo de los abogados de Atocha asesinados por la extrema derecha. El sitio, evidentemente, no ha sido escogido al azar, pues ya se sabe que si hay mito vigente del sistema político surgido de la Transición y aun muy arraigado en nuestra sociedad, ese es el consenso, un consenso que a veces sirve para justificar cualquier cosa.

La estrategia de Pedro Sánchez pasaba por un acuerdo con Ciudadanos que dejase a Podemos y PP alineados votando en contra. De esta forma se ocuparía la centralidad del espacio político y se construiría un buen relato ante una nueva convocatoria electoral, en el que PP y Podemos, máximos rivales del Partido Socialista, serían presentados como extremistas e intransigentes. La estrategia, puestos a ir a una nueva cita electoral que parecía inevitable, era sin lugar a dudas la más inteligente dentro de las posibles que desembocasen en unas nuevas elecciones. Si Pedro Sánchez, quien desde que fue encargado por el Jefe del Estado de buscar una mayoría llevó la iniciativa política y la jugó bien, ahora mismo tiene un acuerdo que suma 130 diputados (90 PSOE-NC + 40 Ciudadanos) más la diputada de Coalición Canaria, Ana Oramas, es decir, 131 diputados apoyando un acuerdo, que de esta forma no va a ninguna parte, sea bueno, malo o regular, pues pasaría necesariamente porque Partido Popular o Podemos se abstuvieran en la investidura y alguna otra formación se sumase al mismo.

En eso están, tanto PSOE como Ciudadanos, los primeros buscando que se sume el resto de la izquierda y el PNV, los segundos buscando que se sume el PP a una gran coalición de tres. La cuestión es que, tanto la primera opción como la segunda resultan en estos momentos impensables, porque Podemos, IU y Compromís no van a apoyar un pacto donde esté Ciudadanos cuando además ha sido acordado a espaldas de la mesa en negociación en la que estaban sentados, y por otra parte el PP no va a permitir gobernar al PSOE mediante la abstención, por cuestiones ideológicas, programáticas, porque tienen más de 30 escaños que los socialistas y sobre todo porque en una nueva cita electoral con el PSOE envuelto en disputas por el liderazgo se ven nuevamente vencedores, con Rajoy o sin él.

Todo ello da una sensación generalizada de que estamos en un continuo postureo de absolutamente todos que nos va a llevar a volver a votar el 26 de junio. Y que la única opción posible pasaría de un Gobierno medianamente estable basado en la abstención de Ciudadanos y un acuerdo con Podemos, que  a día de hoy parece bastante imposible que ocurra. Queda descartada también la abstención de Podemos ante una coalición entre PSOE y Ciudadanos, pues el relato ahora mismo a Podemos se le ha puesto claramente de cara para disputar el espacio de la izquierda. 

Por otra parte, los puntos esenciales del acuerdo son los siguientes:

  • Estudiar la creación de un impuesto extraordinario sobre las grandes fortunas para conseguir el equilibrio presupuestario.
  • El nuevo gobierno se muestra comprometido de forma inequívoca con la estabilidad presupuestaria.
  • Establecer una moratoria durante esta legislatura para las prospecciones con fractura hidráulica (fracking).
  • Cotización reducida de 45 euros, que se aplicará a todos los autónomos cuyos ingresos reales no superen el SMI (que proponen subirlo un 1%), en 2017.
  • Rotunda negativa a impulsar referéndums que pongan en riesgo la unidad de España.
  • En mercado laboral: contrato indefinido como el actual, y un contrato “eventual” con indemnización creciente.
  • Impulsar el ferrocarril de mercancías, como paso esencial hacia la descarbonización de la economía española.
  • Establecer una moratoria durante esta legislatura para las prospecciones con fractura hidráulica (fracking) y restringir las autorizaciones de nuevas exploraciones de gas e hidrocarburos.
  • Cierre progresivo de las centrales nucleares al cumplir los 40 años de vida útil.
  • Recuperar  la  prohibición  absoluta  de  cambio  de  uso  de  suelo  en  zonas  forestales incendiadas.
  • Armonizar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones y el Impuesto de Patrimonio.
  • Reducir el IVA cultural al 10%.

La consulta a las bases socialistas

Por su parte, la dirección del Partido Socialista realizará a la militancia la consulta sobre el acuerdo al que ha llegado y que con su voto positivo o negativo deberá evaluar. La pregunta que contestarán los alrededor de 190.000 afiliados socialistas este fin de semana no menciona ninguno de los pactos concretos a los que, de momento, han llegado.

El PSOE ha alcanzado y propuesto acuerdos con distintas fuerzas políticas para apoyar la investidura de Pedro Sánchez a la Presidencia de Gobierno. ¿Respaldas estos acuerdos para conformar un gobierno progresista y reformista?

La dirección del partido da por segura la victoria del sí, pero visto lo visto lo que está ocurriendo con la estrategia y el acuerdo es que el PSOE se está partiendo en dos y que el resultado en estos momentos parece incierto, si se llega a la consulta solamente con el acuerdo con Ciudadanos.

Artículo publicado en Debate21.


Acerca de Eduardo Bayón

Eduardo Bayón (Gijón, 1986), es politólogo y abogado. Graduado en Ciencias Políticas y Administración y Máster en Derechos Fundamentales por la UNED; Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo, así como Experto Universitario en Relaciones Institucionales y Protocolo. Especializado en comunicación política, sistemas políticos, partidos y asuntos electorales. Es además colaborador habitual en diferentes medios de comunicación, escritos y radiofónicos.

Deja un comentario