May fracasa en su adelanto electoral


Theresa May ha fracasado en su adelanto electoral. Antes de la llamada a las urnas, prevista para 2020, los conservadores británicos tenían una mayoría absoluta de 330 escaños y ahora se tendrán que conformar con 318 asientos en la Cámara de los Comunes. Los resultados de ayer dejan a los tories sin esa mayoría y ponen en cuestión el liderazgo de May, que para gobernar necesita pactar con los unionistas norirlandeses del DUP, que cuentan con 10 diputados.

Los tories habían comenzado la campaña electoral con más de 20 puntos de ventaja sobre los laboristas, en la que esperaban una victoria aplastante de May y ampliar su mayoría absoluta para gestionar la negociación del Brexit. Esta mayoría no ha tenido lugar y May ha dilapidado la mayoría absoluta que tenía en unas elecciones innecesarias, convocadas para buscar “aniquilar” a la oposición e imponerse a sus rivales internos. Pues bien, el liderazgo de May queda en cuestión con la sombra de Boris Johnson acechando y sino fuera por todo el voto que han absorbido del UKIP, los cuales se han hundido en voto popular, y los escaños conseguidos en Escocia, el tortazo hubiese sido monumental.

 

Remontada de Corbyn y los laboristas

Jeremy Corbyn y los laboristas logran 261 escaños, 31 más que en 2015, y logran un resultado por encima del 40% de los votos tras una exitosa campaña electoral y un amplio respaldo del electorado más joven. Además, es la primera vez que los laboristas mejoran resultados desde 1997. Los laboristas también han logrado un buen resultado en Gales, donde la posición a favor del brexit había triunfado.

Corbyn es el gran vencedor de estas elecciones aunque no vaya a alcanzar el gobierno. La mayoría de los diputados laboristas nunca aceptaron su liderazgo, ni cuando fue elegido por primera vez en 2015, y mucho menos cuando le organizaron una rebelión en 2016 que las bases frenaron. Pero esta campaña, le ha servido a Corbyn para moverse cómodo en la calle con una estrategia movimiento político rodeado por los jóvenes (al estilo Sanders en las primarias norteamericanas de los demócratas) a los que iba dirigida una de sus propuestas más populares, la supresión de las tasas universitarias.

Los liberal-demócratas mejoran sus resultados de 2015

Los liberal-demócratas mejoran sus resultados de 2015, consiguiendo 12 escaños, aunque Nick Clegg, quien fuera número 2 del gobierno de coalición entre liberales y conservadores entre 2010-15 ha perdido su asiento en Westminster.

Retroceso del Partido Nacional Escocés (SNP)

El SNP ha sufrido un duro revés al perder 19 escaños y quedarse con 35. Su voto se ha ido a los laboristas, que le han quitado 6 escaños. Los tories también han conseguido un buen resultado en Escocia, al lograr arrebatar al SNP 12 escaños, incluido el de el ex ministro principal escocés e histórico líder del partido, Alex Salmond, que finalmente han sido claves y han aglutinado el voto anti-independencia y pro-brexit.

Debacle del UKIP

Los eurófobos del UKIP han confirmado en estas elecciones su hundimiento y la escasa perspectiva de futuro que tienen por delante en estos momentos después de que se lograra su razón de existir al  triunfar el brexit en el referéndum. Han perdido tres millones de votos, lo que se traduce en 11 puntos, y se han quedado fuera del parlamento. Como ya se ha mencionado, ese hundimiento del UKIP ha beneficiado a los tories.

La diputada de los verdes,  Caroline Lucas, ha conseguido la reelección como representante de Brighton, lo que hace mantener la representación ecologista en el parlamento británico, en el que no se sentarán los 7 miembros del Sinn Fein elegidos, que dejarán su escaño vacío, lo que convierte la frontera de la mayoría absoluta en la práctica en 322.

Componente generacional como elemento determinante en el voto

Tracking de encuestas elaborado por The Economist que recoge la evolución de intención de voto de jóvenes y mayores.

El elemento generacional se ha convertido en una cuestión más determinante en el comportamiento electoral que la clase o la ideología. La brecha generacional, al igual que en otros países de nuestro entorno es enorme. Los mayores se decantan ampliamente por los conservadores, mientras que la decisión de participar a última hora de muchos jóvenes, ha mejorado el resultado previsto para los laboristas. También existe un repunte en los niveles de apoyo a el bipartidismo.


Artículo publicado en Debate21.es y en El Rotativo.


Acerca de Eduardo Bayón

Eduardo Bayón (Gijón, 1986), es politólogo y abogado. Doctorando en Marketing Político, Actores e Instituciones en las Sociedades Contemporáneas por la Universidad de Santiago de Compostela; Licenciado en Derecho por la Universidad de Oviedo; Graduado en Ciencia Política y Administración; Máster en Derechos Fundamentales por la UNED, así como Experto Universitario en Relaciones Institucionales y Protocolo. Tiene especial interés por los sistemas y partidos políticos, asuntos electorales y por la comunicación política.

Deja un comentario