Campañas Electorales


La campaña electoral es un periodo de tiempo determinado durante el cual se llevan a cabo el conjunto de acciones y comunicaciones, previamente establecidas y dirigidas estratégicamente, con el objetivo de captar el voto en favor de un partido político, sus líderes y sus candidatos.

La campaña electoral es cada vez más un estado permanente donde el triunfo en las elecciones no depende de la fase de la campaña, sino que en esta sólo servirá para mover y atraer un porcentaje de votos indecisos si el curso de la misma resulta a favor.

Una campaña es un proceso dinámico, rápido, donde la toma de decisiones y la capacidad para llevar la iniciativa y marcar los tiempos a la vez que trasladamos nuestro mensaje es esencial, a la vez que se dialoga recíprocamente con los votantes.

Las campañas electorales tienen cuatro efectos principales.

  1. Movilizar el electorado y activar las predisposiciones políticas.
  2. Reforzar las lealtades.
  3. Convertir electores menos distantes.
  4. Neutralizar electores más adversos.

En una campaña electoral tiene que existir una ejecución jerárquica para asegurar la toma de decisiones, además de una disciplina para llevarlas a la práctica y concentrar los esfuerzos en logar los objetivos previamente fijados.

Una campaña electoral bien dirigida debe:

  1. Evitar la improvisación.
  2. Estar convenientemente planificada.
  3. Tener en cuenta el terreno en el que se desarrolla.
  4. Poseer capacidad de llevar la iniciativa en todo momento.
  5. Ejecutar todas las acciones atendiendo a la probabilidad de éxito de las mismas.
  6. Recurrir a la sorpresa, lograr ser imprevisibles para el adversario político.