Las cinco claves de las elecciones gallegas y vascas

El PNV con Iñigo Urkullu a la cabeza y el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo han revalido en la noche de hoy sendas victorias electorales. En este artículo vamos a repasar las cinco claves de estas atípicas elecciones gallegas y vascas.
<h4>Feijóo y el PNV se mantienen hegemónicos</h4>
Los de Sabin Etxea triunfan de nuevo y podrán revalidar su gobierno de coalición con el PSE-EE. En esta ocasión, ambos suman mayoría absoluta. La gestión política del PNV ha recibido un nuevo aval de la ciudadanía en un nuevo ejemplo de la transformación que como organización política vienen protagonizando los nacionalistas vascos. Un partido transversal, con capacidad para atrapar votantes en diferentes espacios políticos.

Por su parte, Feijóo revalida su mayoría absoluta y mantendrá así la excepcionalidad que Galicia supone en el mapa político español. El presidente gallego ha sobrevivido al 15M, a la presidencia de Mariano Rajoy, a la irrupción de Podemos y Ciudadanos y, ahora, a la pandemia del Coronavirus. Con una campaña absolutamente personalista —por ejemplo, en los carteles electorales no había rastro del logo del partido— y con una línea estratégica alejada de Génova, ha conseguido su cuarta mayoría absoluta consecutiva lo que le hará mantenerse como referente para un amplio sector de los populares.
<h4>Debacle de Podemos e incapacidad del PSOE para crecer</h4>
Podemos ha vivido su peor noche electoral. El resultado es un fracaso tanto en el País Vasco donde pierde cinco escaños, como en Galicia donde la coalición que forman junto a Anova y EU se queda fuera del parlamento gallego, tras numerosas batallas internas y confluencias disueltas. El resultado gallego merece una especial reflexión para lo que en su día se denominó como candidaturas de ruptura o confluencias. Si en 2012 AGE dio la sorpresa y marcó el camino que luego siguió Podemos, ahora se han quedado fuera en una derrota sin paliativos.

El PSOE no mejora resultados. Pese al retroceso de la formación morada, los socialistas se mantienen estables en Galicia y País Vasco. En el primero de los casos, existen evidencias más que confirmadas de que el proyecto político no acaba de encajar como alternativa al PP en un territorio en el que han vivido un importante retroceso electoral en la última década. En el caso de Euskadi, el PSE-EE sale bien parado de ser el socio minoritario del gobierno de coalición con el PNV. Ahora bien, ante la caída que ha sufrido E. Podemos el PSE-EE no consigue recuperar votantes en este espacio.
<h4>BNG y EH-Bildu como alternativas</h4>
Si el PSOE ha sido incapaz de recuperar o captar el electorado que perdía Podemos, no se puede decir lo mismo del BNG y de EH-Bildu. Los nacionalistas gallegos resurgen y vuelven a ser segunda fuerza política, como ya hicieron en 1997 —también en un parlamento gallego con tan solo tres formaciones—. El liderazgo de Ana Pontón y la capacidad para recoger el voto perdido de GeC han sido claves en este resultado.

EH-Bildu se consolida como la alternativa al PNV, se beneficia del declive de Podemos y liderará de nuevo la oposición al gobierno vasco.
<h4>Estéril coalición de PP y C’s en Euskadi</h4>
La coalición entre PP y Ciudadanos ha sido un fracaso. Con un candidato que evocaba una época de tensión ya pasada, se ha puesto de manifiesto que la apuesta personal de Pablo Casado por intentar repetir una suerte de Navarra Suma en el País Vasco no tenía solidez tras apartar al exministro Alfonso Alonso. Por su parte, Ciudadanos sufre un nuevo revés en Galicia, donde además de haberse quedado lejos de obtener representación, ha descendido en votos y se ha visto superado por Vox.
<h4>Vox logra representación por Álava</h4>
La formación ultraderechista consigue entrar en el parlamento vasco al lograr un escaño por la provincia de Álava. Se rompe así la excepcionalidad vasca. Este resultado de los de Santiago Abascal se ha visto favorecido por el nuevo retroceso del PP y por una baja participación que ha hecho necesitar menos votos —en términos absolutos— para lograr el escaño.


Artículo publicado en Debate21.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *