Las cinco claves del CIS preelectoral madrileño

Este lunes se ha hecho público el barómetro preelectoral del CIS para las elecciones madrileñas que se celebrarán el 4 de mayo. El PP aparece en primera posición con un 39,2% en estimación de voto. Le siguen el PSOE (25,3%); Más Madrid (14,8%); Unidas Podemos (8,7%) y Vox (5,4%). Ciudadanos se quedaría fuera de la Asamblea de Madrd al no alcanzar el cinco por ciento de los sufragios (4,4%).
A continuación se desgranan las cinco principales claves que ofrece el barómetro preelectoral del CIS.

1. La izquierda tiene posibilidades de gobernar

La suma de los tres partidos de la izquierda madrileña estaría en condiciones de alcanzar el gobierno. El barómetro otorga la siguiente asignación de escaños: PP 59; PSOE 38; MM 20; UP 10 y Vox 9. Esto dibuja un escenario igualado en el que ambos bloques, tanto el de la izquierda como el de la derecha, aparecen empatados a 68 escaños —recuérdese que la nueva cámara madrileña tendrá un total de 136 diputados, al ser un número par puede darse un empate entre ambos bloques—.

Hay que destacar que este dato supone una incongruencia por parte del sondeo electoral. Con la estimación de voto que realiza el propio CIS el reparto de escaños no resulta posible. Aplicando a esos porcentajes el método D’Hondt el reparto de diputados sería el siguiente: PP 58; PSOE 37; MM 21; UP 12; y Vox 8. Esto supone que los partidos de la izquierda aglutinarían 70 diputados frente a los 66 de la derecha. Por lo tanto, la izquierda estaría en condiciones de lograr el gobierno madrileño, según los porcentajes de voto que estima este barómetro.

2. La derecha presenta una mayor movilización

El 75,2% del conjunto del electorado afirma que con toda seguridad irá a las urnas. Si atendemos al mismo dato según el partido al que votó en las elecciones autonómicas de 2019, los antiguos votantes de PP y Vox son quienes presentan mayores niveles de movilización con 90,3% y 89,2%, respectivamente. Por el contrario, el electorado de UP y MM aparecen más desmovilizados, ya que su electorado de hace dos años afirma que votará con total seguridad en un 80,8% y 79,9%, respectivamente. Esto supone aproximadamente diez puntos menos respecto a los votantes del PP. Más preocupante es el dato de los socialistas, que se sitúa en 76,5%.

3. Ayuso se muestra hegemónica en el espacio de la derecha

El Partido Popular consigue aglutinar la mayoría del espacio que va desde el centro hasta la extrema derecha. Ayuso ha logrado recluir a Vox en las ubicaciones más escoradas a la derecha, que son, a su vez, las que cuentan con un menor número de votantes.

El PP es también la formación política que presenta una mayor tasa de fidelidad de sus votantes. El 90,5% de quienes optaron por ellos en mayo de 2019 mantendría su voto. A su vez, es el principal beneficiario de la debacle de Ciudadanos. Uno de cada dos votantes del partido naranja elegiría ahora la papeleta de los populares. A esto se suma la ya mencionada competitividad que muestra la presidenta madrileña respecto a Vox, siendo capaz de captar el 44,3% de quienes hace dos años optaron por la formación de derecha radical.

4. Una batalla en la que la clase social importa

La clase social vuelve a aparecer como un factor relevante en el comportamiento electoral. El PP es primera fuerza destacada entre las clases altas y medias con, respectivamente, 44,5% y 37,8% de apoyo. En Madrid, además, aparece como segunda opción electoral entre la clase media/baja (21,7%) y la baja/pobre (18,5%).

El PSOE lidera las clases sociales media/baja y la baja/pobre con porcentajes de 27,7% y 20,7%, respectivamente. Mientras, UP es el primer partido entre la clase trabajadora (24%). Las tres formaciones de la izquierda suman más de la mitad de los votos en estos tres segmentos.

5. El peso de los liderazgos

Ángel Gabilondo es el candidato mejor valorado por los electores con una nota media de 5,6 sobre 10. Le siguen, por este orden, Mónica García (5,4); Isabel Díaz Ayuso (4,9); Edmundo Bal (4,3); Rocío Monasterio (3,6); y Pablo Iglesias (3,2).

Si atendemos a las valoraciones de los diferentes líderes en función del recuerdo de voto de mayo de 2019, Gabilondo logra una nota de 7,1 entre el electorado socialista. Además, supera el aprobado entre los votantes de MM (5,9), UP (5,5) y Cs (5,3). Iglesias logra el aprobado entre sus propios votantes (6,5). García, en cambio, logra un notable (7,1) entre los votantes de su formación y supera el aprobado entre los del PSOE (6,5) y los de UP (6,8).

Ahora bien, solo es conocida por el 57,7% de los votantes —es incluso menos conocida que Edmundo Bal—, aunque este dato está condicionado por el desconocimiento que tiene de ella el electorado de derechas.

Díaz Ayuso se queda en un 4,9 de media. El electorado de derechas la valora muy positivamente, lo que evidencia uno de los motivos de su auge electoral. Sus propios votantes le otorgan un 8,4, mientras que los de Vox y Cs la puntúan con 7,9 y 6,5, respectivamente. Entre el electorado de Cs también destaca que un 61% la prefiere como presidenta frente al 8,7% que se decanta por Gabilondo.


Artículo publicado en el diario Público.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *