Triunfo de Johnson bajo la estela del Brexit

Elecciones Reino Unido

Fuente: The Guardian

Boris Johnson logró este jueves para el Partido Conservador un contundente triunfo electoral. Los tories superaron ampliamente la cifra de 326 diputados en la Cámara de los Comunes que marca la frontera de la mayoría absoluta. Los conservadores han logrado 365 escaños, arrebatando al Partido Laborista circunscripciones históricas de la denominada muralla roja, la cual se extiende desde el norte de Gales hasta el norte de Inglaterra.

En la campaña, los conservadores no se salieron del marco generado por el Brexit. Tanto es así que su eslogan de campaña fue ‘Get Brexit Done’ (Cumplamos ya con el Brexit). Johnson solo mejora en un punto los resultados de Theresa May en 2017, pero la caída laborista en el sistema electoral mayoritario del Reino Unido ha propiciado un aumento considerable de diputados conservadores. El giro nacional-popular les ha funcionado a los tories, tanto para la lograr la victoria, como para evitar el éxito de competidores de ultraderecha-radical como ocurre en otros países europeos.

La derrota laborista pone fin a la era Corbyn

El Partido Laboristas se queda con 203 escaños, 59 menos que en 2017. Una importante caída que pone fin al liderazgo de Jeremy Corbin, quien ya ha anunciado que no repetirá como candidato. Los laboristas han perdido varios feudos históricos, tanto en el norte como en el centro de Inglaterra, así como en Gales. Todas ellas son zonas que mayoritariamente optaron por el Brexit en 2016. En Escocia, por su parte, donde hace un par de décadas era la fuerza dominante, solo logra un diputado de los 59 existentes.

La derrota laborista también debe ser puesta en contexto. Engullidos por el debate alrededor del Brexit y la cuestión nacional-identitaria, y pese a haber sido incapaces de imponer otras cuestiones en la agenda política pese a la insistencia de la mejora del sistema nacional de salud, el resultado en voto popular de Corbyn supera al de Gordon Brown y Ed Miliband en 2010 y 2015, respectivamente. Así todo, el retroceso respecto a 2017 es evidente, al haber perdido más de un millón y medio de votos. La parte positiva para los laboristas, pese a esta caída, es que en un periodo de retroceso de los partidos socialdemócratas en todo el continente europeo, y con el Brexit de por medio, logran mantenerse en niveles de apoyo electoral similares a los de la última década.

Elecciones Mapa Reino Unido

Fuente: The Guardian

Amplio triunfo del SNP en Escocia y retroceso de los unionistas norirlandeses

El Scotish National Party —Partido Nacional Escocés— (SNP) consigue un importante triunfo al aumentar su representación en Westminster en trece diputados. Pasan así de 35 a 48 de los 59 escaños que estaban en juego. Los independentistas escoceses volverán a ser la tercera fuerza del parlamento británico. El resultado agrava las ya de por sí maltrechas tensiones territoriales del Reino Unido. La ministra principal de Escocia y líder del SNP, Nicola Sturgeon, ha mostrado su intención de llevar a cabo en 2020 un nuevo referéndum de independencia, el cual chocará frontalmente con Londres. El SNP ha explotado su mensaje claro en contra del Brexit, el cual fue rechazado por un 62% de los escoceses. El año que viene tendrán que afrontar una nueva cita electoral, en este caso autonómica, que vendrá marcada por la pretensión independentista tras consumarse la salida del Reino Unido de la Unión Europea, cuya pertenencia a la misma fue uno de los factores clave del no a la independencia.

Los unionistas norirlandeses del DUP, socios parlamentarios del Gobierno de los conservadores en los últimos dos años, pierden dos escaños, pasando de diez a ocho diputados, y ven como la suma de los republicanos del Sinn Féin (47,1%) y los moderados del Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP) (9,8%) supera al resultado de los unionistas (43,1%).

Fracaso de los liberales-demócratas y del Brexit Party

El Partido Liberal-Demócrata, que una vez más ha sido el más europeísta de todos los contendientes, ha sido incapaz de mejorar de forma notable su resultado. Además, han visto como su líder, Jo Swinson, se ha quedado fuera de la Cámara de los Comunes, al no ser elegida en su circunscripción escocesa de Dunbartonshire East.

El otro gran fracaso de la noche, tras la apropiación del discurso pro-Brexit por parte de Johnson, fue el del Brexit PartyPartido del Brexit—, liderado por el incombustible ultranacionalista Nigel Farage, que no logra representación alguna en el parlamento.


Artículo publicado en Debate21.es

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *